New Born

El nacimiento de un hijo es un acontecimiento único, y qué mejor manera de retenerlo en nuestra memoria que plasmando ese momento en una sesión fotográfica que nos permita recordarlo siempre, tanto a vosotros como a vuestros familiares.

El momento idóneo para realizar este tipo de sesiones es como máximo en los primeros quince días desde su nacimiento. En estos días los bebés todavía tienen un sueño muy profundo, por lo que es el momento apropiado para poder conseguir las posturas o situaciones que podéis ver en las fotografías que se incluyen en esta sección. Aunque, eso sí, ¡cada bebé es un mundo! Por lo que tenemos que adaptarnos a las posiciones en las que se encuentre más cómodo para conseguir unas fotos tiernas a la par que originales.

Para realizar este tipo de sesiones se requiere, sobre todo, paciencia, ¡mucha paciencia! Y tiempo. Los bebés tienen sus propios ritmos, por lo que hay que adaptarse a sus necesidades en cada momento, así que lo recomendable para obtener unos resultados óptimos es destinar una mañana a realizar la sesión. La podemos llevar a cabo en vuestra propia casa o en el estudio (no os preocupéis, nos aseguraremos de crear un ambiente tranquilo y cálido en el que el bebé se encuentre a gusto). Puede parecer mucho tiempo, pero relajaros y ¡disfrutad del momento! Es algo que recordaréis siempre!

Es conveniente que planifiquemos la sesión con tiempo, en los últimos días del embarazo a ser posible, y que en la fecha que fijemos creemos las condiciones necesarias para que el bebé esté tranquilo, así que si la sesión se va a desarrollar en vuestra casa tenéis que conseguir que por unas horas ¡no haya visitas!. Planificaremos también el tipo de fotografías que queréis, ¡vosotros mandáis! Hay todo un mundo de posibilidades y disponemos de gran cantidad de atrezzos por si os apetece alguna fotografía más curiosa y original. Asimismo, también podemos realizar la sesión por partes, fotografiando por ejemplo al bebé durante el tiempo en que estéis en el hospital. Pero como os comento, todo se puede planificar y, por supuesto, me adapto a vuestros gusto!.

En cuanto al resultado de la sesión, también existen varias posibilidades, álbum digital o analógico, fotografías sueltas, fotografías en formato digital, etcétera. Cuando planifiquemos la sesión os puedo explicar las diferentes opciones y ¡decidís la que mejor os encaje!.

En definitiva, es un momento irrepetible, tanto para vosotros como para vuestros familiares, y que como os comentaba antes un recuerdo que permanecerá con vosotros siempre, tanto en vuestra memoria como a través de las fotografías.